¡Bienvenido!

Al registrarte en Malditos Escritores, podrás debatir, intercambiar opiniones, compartir tus textos y enviar mensajes privados a otros miembros de nuestra comunidad.

¡Regístrate ahora!

Un personaje salvaje apareció

Goosebumps

Promesa literaria
Registrado
30 Jun 2019
Mensajes
46
En los siguientes enlaces se explican formas y mejores maneras de introducir/presentar un personaje en nuestra historia:

Enlace 1
Enlace 2
Enlace 3
Enlace 4

¿Cuál pensáis que es la más adecuada?, ¿cómo lo hacéis vosotros.

Os leo.
 

Rosa

Moderador
Miembro del equipo
Registrado
1 Jul 2019
Mensajes
55
No sé cuál es la más adecuada, espero aprenderlo en el camino.
A mí no me gusta presentar a mis personajes, los introduzco poco a poco y hago que se dejen conocer a través de sus acciones y pensamientos. Me he dado cuenta de que no los describo físicamente, si doy a notar algún rasgo forma parte de la misma historia, o lo uso con algún fin. Pocas veces describo a través de las palabras de otro personaje, y si lo hago es porque a ese personaje le importa.
Como crees a tu personaje y lo presentes pienso que también depende de la extensión de lo que escribas, cuando te extiendes es más fácil cometer un error que le quite credibilidad, y si escribes un relato corto entonces ese personaje responde a una necesidad muy concreta y mucha información estaría de más. Esa es mi opinión.
Y no me gusta nombrar a mis personajes, a los protagonistas, fundamentalmente. Cuando lo hago es a través de algún otro, o de forma espontánea en algún lugar que sienta la necesidad de hacerlo.
 

Elon

Moderador
Miembro del equipo
Registrado
1 Jul 2019
Mensajes
78
Son consejos muy válidos, pero en ningún caso definitivos desde luego.

Cada texto requiere un modus operandi distinto. Jamás aprende uno a escribir del todo. Uno, en realidad, solo aprender a escribir el texto en que está trabajando.
 
Última edición:

Sorgah

Redactor becario
Registrado
26 Jul 2019
Mensajes
20
Yo suelo hacerlos aparecer sin más, tal vez dar detalles de algo importante en su físico, como por ejemplo, si es un ángel (y esto hablando de personajes en segunda y tercera persona, no el propio protagonista en caso de que sea él o ella quien narre) hablar de la magnificencia de sus alas, o el cegador brillo de su halo. Si es un personaje que el protagonista no conoce, que el propio personaje se presente brevemente al protagonista y se vaya descubriendo poco a poco cómo es con sus actos, conversaciones y sentimientos.
Opino mucho como @Rosa, y comparto su forma de ver la narrativa y la introducción de personajes en la misma. Un personaje al que no voy a dar mucho juego prefiero que se sepa de primera hora como es, para que no quede vacío. Como no es alguien trascendente, o con mucha aparición en el relato, no podemos averiguar poco a poco cómo es, así que en esos casos si da juego la descripción física y exagerar su personalidad en sus momentos de aparición. Esos son los patrones que sigo yo, al menos, aunque a veces los rompo porque describir a un personaje nuevo que es importante te hace ver qué opinas de él y lo que opina el protagonista del mismo personaje.
En mi primer relato, Hannah tenía algo que destacaba mucho: su pelo azabache y sus ojos rubí. En el primer borrador quise hacer resaltar estos rasgos para que el lector los tuviese en cuenta durante todo el relato, pero cuando fui descartando ideas y borradores, me di cuenta de que era mucho mejor nombrarlos superficialmente y con naturalidad, para que fuese el propio lector el que se sorprendiese al ver las diferencias entre la imagen que tenía en su cabeza y como era en realidad Hannah.
En cualquier caso, toda forma de narrativa es correcta y toda introducción de personajes es válida si sabes cómo hacer que quede estético a la hora de leerlo.
 
Arriba